Satyricon – Live at the Opera (2015)

Recién salido del horno, tenemos el primer disco oficial en directo de los noruegos Satyricon, antaño uno de los puntales de la escena black metalera a nivel mundial y uno de los primeros grupos de dicho estilo en firmar con una de las grandes discográficas del género, en su caso Century Media, allá por 1996.
En su momento, a comienzos de milenio, tras el Nemesis Divina y el Rebel Extravaganzza gozaron de una increíble popularidad, llegando a girar como teloneros de Pantera. Lo que por un lado fue un empujón definitivo a su carrera, por otro trajo un alejamiento del black metal puro con el que se dieron a conocer.
De aquella gira quedó un curioso documental, Roadkill Extravaganzza que recogía, mediante vídeos caseros, los distintos avatares de la gira “desde dentro”. Está bastante bien (aunque la escena de Satyr hablando de sus influencias musicales conduciendo un Porsche descapotable es lo menos black metal que puede haber). Hubiera sido redondo si hubiera venido acompañado de un concierto íntegro, pero no pudo ser y sólo hay fragmentos de temas grabados con una cámara casera.


Luego, tras varios trabajos cada vez menos inspirados, el año pasado volvieron con un disco sencillamente titulado Satyricon, que por un lado traía de vuelta el black tradicional de sus inicios y por otro mantenía las influencias industriales y numetaleras adquiridas durante las giras con Pantera. Un disco que no terminabas de saber qué era ni a qué carta jugaba, si era black metal o era metal “comercial” dejándote, a mi por lo menos, completamente indiferente.

Dos años después de ese último álbum de estudio, vuelven con este disco en directo, que tampoco es que sea ni reciente ni un directo al uso: lo primero, porque se trata de una única actuación, enmarcada dentro del festival Ultima Oslo de música contemporánea, celebrada en septiembre de 2013; y lo segundo, porque ya que para el mismo contaron con el Coro de la Ópera Nacional de Noruega, ni más ni menos.

Se trata de un doble CD más un DVD con el concierto. Este último se queda bastante cojo, la verdad, ya que no hay extras de ninguna clase: simplemente la música y para de contar. La calidad del vídeo es muy buena (claro que tendría delito que no lo fuera en la época de la alta definición) y el sonido está muy bien, nítido y limpio. La presentación es bastante simple: un digipak con el DVD y los dos CD’s, y en uno de los paneles los créditos. Ni un libreto con fotos o información extendida sobre la grabación, lo que sorprende al tratarse del carácter único de la actuación. Esto da una sensación de pasotismo hacia el lanzamiento que da que pensar, al ver lo escueto de los contenidos.

En cuanto al set-list, está centrado en los últimos discos del grupo: de los 14 temas que lo componen, 6 son del último disco, Satyricon, y otros 4 del anterior Now, Diabolical. Sorprende que del mítico Nemesis Divina sólo hayan metido la infaltable Mother North, que hayan ignorado totalmente el Rebel Extravanza o que hayan pasado olímpicamente de los primeros discos, cuando tocaban black metal “puro”. Quizá en su búsqueda de la primera línea de la escena metálica han decidido olvidarse del sonido más crudo y acomodarse en los nuevos tiempos.

Un punto flaco (y ya vamos sacando unos cuantos…) es que el sonido está muy bien, pero da la sensación de que a los temas les falta chicha, suenan muy débiles para lo que debería ser un directo de un grupo de metal extremo (eso si es que Satyricon quieren seguir siendo encuadrados dentro del metal extremo, que es otra discusión). Los temas más antiguos, como Mother North, suenan flojos y pierden gran parte de su encanto. Y los nuevos, pues quitando alguno como Now, Diabolical y Our World, It Rumbles Tonight, más logrado, tampoco ayudan, ya que son bastante irregulares. Es cierto que a estos temas nuevos el sonido “flojo” les va mejor, fiel reflejo de lo que son Satyricon hoy en día, pero los temas más antiguos sufren bastante. Al menos el acompañamiento del coro está muy logrado, han conseguido acomodarlo a los temas, bien supliendo partes de teclados, bien asumiendo partes de la voz principal, por lo que en ningún momento suena fuera de lugar.

En definitiva, un lanzamiento que podría haber sido especial pero que se queda escaso de contenido y no termina de enganchar, por lo menos a mí. Con un poco más de contundencia hubiera ganado muchos puntos, pero parece claro que ese ya no es el camino de Satyricon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s