Libros: Mañana salimos – Jean Bobet

Seguramente uno de los primeros recuerdos relacionados con el deporte de gran parte de la gente de mi edad son los cinco tours consecutivos de Miguel Induráin. Aquella fue la puerta de entrada de muchos al mundo del ciclismo, cuando este deporte todavía no se había visto asolado por la lacra del dopaje (o nosotros conservábamos la inocencia, que también puede ser). Eran los años en que los diarios deportivos no se habían convertido en una guerra entre el Real Madrid y el FC Barcelona y en la que otros deportes denominados “minoritarios” tenían su cabida en la vida diaria del aficionado general al deporte.

Por aquel entonces no conocía nada de la historia anterior de este deporte. Sí que recuerdo que mi abuelo me hablaba maravillas de Fausto Coppi y de Jaques Anquetil, y que con el logro del 5º Tour de Francia consecutivo por parte de Induráin conocimos los nombres de Eddy Mercx y Bernard Hinault, pero poco más.


Muchos años después de esto, y ya por mi cuenta y riesgo, al no quedar ya quien contara de primera mano historias de esos primeros años del ciclismo, la editorial especializada trae este pequeño librito (196 páginas, de las que 12 son fotos) que relata lo que era el ciclismo en la Europa tras la Segunda Guerra Mundial, a primeros de los años 50.

Se trata de una autobiografía de Jean Bobet, ciclista francés que no destacó por sus triunfos, sino por ser el hermano, gregario y escudero del mítico Louison Bobet, primer ciclista en conseguir la victoria en tres Tours de Francia consecutivos. El autor destaca por ser uno de los pocos, quizá el único, deportista de esos años con estudios universitarios (diplomado en filología inglesa), lo que le permite narrar con soltura sus impresiones y recuerdos sobre la primera gran época dorada del ciclismo.

Lo que a priori es un repaso de su propia carrera profesional se traduce en una historia de la evolución del ciclismo desde el amateurismo casi total de la posguerra hasta los primeros indicios de profesionalización, a finales ya de los 50. Relata la aparición de los preparadores físicos, las primeras intuiciones sobre el dopaje, pero sobre todo relata momentos mágicos, casi legendarios, protagonizadas por nombres míticos de la historia de este deporte: así, paulatinamente se van dando cita Fausto Coppi, Gino Bartali, Charly Gaul y Jaques Anquetil, aunque alrededor de quien de verdad se estructura el relato es del hermano triunfador, Louison Bobet, de quien todavía 30 años más tarde el fallecido Laurent Fignon hablaba con respeto en su propia autobiografía. Así, repasando el impresionante palmarés de Louison Bonet, su hermano Jean va relatando la intrahistoria de esas carreras, sus propias sensaciones y recuerdos, a la vez que va recogiendo distintas anécdotas de la sociedad francesa y del mundo que rodea al ciclismo.

Es curioso también cómo relata los años posteriores a la retirada de ambos del deporte profesional: sus distintas aventuras profesionales, siempre (o casi) junto a su hermano y, sobre todo, las salidas en bicicleta los fines de semana, que son las que dan título al libro: ese “Mañana salimos” que nos decimos los aficionados cada fin de semana, prestos a preparar las bicicletas para el día siguiente.

En fin, un librito curioso sobre la historia del ciclismo, contado desde un punto de vista distinto al habitual. Recomendable, eso sí, sólo si te gustan las historias sobre deporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s