Machine Head – Catharsis (2018)

MachineHead_CatharsisPor fin, el esperado regreso de Machine Head, una de las bandas más en forma en los últimos años a base de buenos trabajos (The Blackening y Unto the Locust son dos de los mejores discos de metal de los últimos años) y directos aplastantes (en el Kobetasonik barrieron y en 2013 en Barakaldo reventaron la difunta sala Rockstar en uno de los tres mejores conciertos que he visto en mi vida).

Eso no tiene que hacernos olvidar que Machine Head venían de unos años muy bajos. Tras su impresionante debut con el Burn My Eyes y un The More Things Change bastante interesante, los siguientes The Burning Red y Supercharger destrozaron todo lo anterior, en una especie de intento de fusión del nu-metal, hardcore y rap que casi se lleva la banda por delante. Con el siguiente Through the Ashes of Empires levantaron el vuelo y tras él llegaron los mencionados The Blackening y Unto the Locust, siendo su obra más reciente hasta el momento el Bloodstone & Diamonds de 2014, un disco hererdero de los dos anteriores pero con menos chispa que los mismos. Está claro que la fórmula se agotaba, y tocaba cambio de rumbo.

Pues bien, han pasado cuatro años y tras una intensa campaña promocional (incluyendo esa manía que hay ahora de sacar un videoclip de cada tema, con resultados tan cutres como el de Kaleidoscope), por fin tenemos disponible su nueva obra. 15 temas en 75 minutos, que no incluyen el single lanzado el año pasado Is Anybody Out There? y que dejó a mucha gente rascándose la cabeza por su deriva numetalera (otra vez).

Machine Head siguen esa senda. Tenemos otra vez a Robb Flynn rapeando en muchos pasajes en lugar de cantar y tenemos otra vez presente ese sonido numetalero que tan irritante puede llegar a ser, esos parones tan propios de Korn o Limp Bizkit que acaban por resultar cansinos. Todo esto mezclado con riffs más propios del rock/metal alternativo y las partes del thrash/groove metal que les ha llevado a la cima.

El resultado es un batiburrillo tremendo, que a veces suena de lujo y a veces… a veces entre los versos rapeados y las partes numetaleras te preguntas qué coño de disco estás oyendo. Es muy, muy irregular, porque tan pronto tienes partes cañeras como el comienzo del disco con Volatile, la mentada Kaleidoscope o Heavy Lies the Crown como te encuentras con cosas como Triple Beam, que necesitan de un doctorado para saber qué pretenden, Bastards (qué bien sonaba la versión acústica que colgaron en Youtube, y que al disco haya llegado esto…) o Razorblade Smile, que encima está al final del disco y te deja todavía más perplejo.

Encima es un disco que se hace larguísimo. Vale que 75 minutos de música nueva es demasiado tiempo para Machine Head. Si hubieran metido la tijera y hubieran recortado minutos o dejado temas reposando, pues seguramente duraría menos y se llevaría mejor.

En fin, no es el desastre inmenso que se preveía, se deja escuchar, pero Machine Head tienen trabajos mucho mejores que este Catharsis. Decepción para empezar 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s