Clásicos básicos XIV: Testament – The Legacy (1987)

Testament-TheLegacyCuántos grandes momentos nos ha dejado el thrash metal. Pocos géneros han sido capaces de capturar la esencia melódica del heavy metal y aderezarla con distintos niveles de brutalidad. Desde la vena brutal de Slayer hasta la más enrevesada de grupos como Toxik, el abanico de estilos e influencias que recoge es inabarcable.

Al abrigo del ahora llamado Big Four del thrash metal se puede decir que fueron desarrollándose estas líneas: la brutal de Slayer y Exodus, la técnica de Megadeth y la más heavy metalera de Metallica. Así se fueron mezclando unas con otras, surgiendo cientos de bandas que agotaron la escena hasta la explosión del grunge, que acabó llevándose a la mitad de ellas por delante.

En esta segunda ola nacida al calor de los pioneros podríamos encajar a Testament, quienes seguramente sean los discípulos más aventajados de los maestros y quienes seguramente deberían aspirar a estar ahí arriba junto a los Big Four del thrash.

Este The Legacy (nombre original de la banda cuando se formaron en 1982) fue su debut discográfico, directamente a través de la multinacional Atlantic Records. Producido por Jonny Zazula, que fue descubridor de Metallica, entre otros), lo que en principio es un disco de thrash rabioso esconde mucho más en su interior.

El disco se presenta con una producción totalmente ochentera que se nota principalmente en el sonido de la batería y que, curiosamente, no ha envejecido tan mal como podría pensarse (aunque hoy en día los bombos estarían al doble de volumen en la mezcla), los ingredientes principales del sonido Testament están ahí, empezando por esos intrincados riffs de guitarra cortesía de Alex Skolnick (junto con Marty Friedman, seguramente el mejor guitarrista que haya tocado thrash metal) y el no menos efectivo Eric Peterson. No son heavys como Metallica en el Master of Puppets, no son tan técnicos como Megadeth nintan brutales como Slayer, pero tienen un poco de cada uno, mezclado de forma perfecta.

El disco tiene una colección de temas impresionante. El comienzo, con Over the Wall, The Haunting, Burnt Offerings y Raging Waters es de quitar el hipo, y el final con Alone in the Dark y Apocalyptic City es perfecto. El resto de temas no desmerecen en absoluto, pero estos seis temas son la esencia del sonido Testament. Auténticas joyas del repertorio no ya de Testament, sino del thrash metal en general.

Este es uno de los mejores debuts de thrash metal que puede haber, que sirve de introducción a una de las mejores bandas del género. Definitivamente un disco que merece la pena escuchar con atención.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s