Slayer – The Repentless Killogy (2019)

slayer-repentless-killogySlayer han dicho adiós.

Al menos a su actividad en directo. El pasado 30 de noviembre de 2019 llegaba el último concierto de su carrera, en su Los Ángeles natal, colofón a una gira que les ha tenido dos años recorriendo el planeta y despidiéndose de los escenarios (porque parece que no se disuelven, ojo). Un concierto lleno de simbolismos como el hecho de que Kerry King se deshiciera por fin de las cadenas que portaba sobre las tablas y que se habían convertido en parte indisoluble de su imagen.

Habrá quien opine que Slayer ya no eran lo mismo: sin Hannemann no era lo mismo, cierto, y por muy bien que toque Paul Bostaph jamás será Dave Lombardo; Tom Araya ya no está para muchos trotes, pero lleva casi 40 años haciendo el molinillo en el escenario (bueno, alguno menos: desde que le operaron de las cervicales, destrozadas por el headbanging, se ha vuelto una estatua en directo). Pero qué narices, tienen casi 60 años. A ver cómo llegamos nosotros…

Este The Repentless Killogy recoge el concierto que dieron en el Forum de Los Angeles en agosto de 2017. Repasando toda su discografía desde Repentless hacia atrás (ignorando Diabolus in Musica, Divine Intervention y Christ Illusion), puede decirse que es un perfecto testimonio de la intensidad de Slayer en directo, aunque también es cierto que se les ven las costuras: Araya llega asfixiado a los temas finales y la ejecución de los temas es algo más laxa que en directos anteriores. También se nota la diferencia de inspiración entre los temas más modernos y los clásicos de su primera época, sobre todo con el bajón que pega When the Stillness Comes (y aún así tiene un par de riffs brutales).

El directo no llega a la altura del Decade of Aggression, pero bueno, habría que ver qué puede llegar a esas alturas… Además, un setlist en el que están seguidas Hell Awaits, South of Heaven, Raining Blood, Chemical Warfare y Angel of Death no puede ser malo jamás.

El lanzamiento viene acompañado de un cortometraje que va hilando los videoclips del último álbum y que, por no tener reproductor de Blu-Ray, me he quedado sin ver.

Como colofón a la carrera de Slayer no está mal. Se van antes de convertirse en una parodia de sí mismos, aunque veremos lo que dura esta despedida. Sólo pido que no se conviertan en un circo como Mötley Crüe. Creo que no es algo tan difícil…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s