Numen – Iluntasuna Besarkatu Nuen Betiko (2019)

81AooyUxkCL._SS500_.jpg

Todavía me acuerdo de cuando ví en el añorado catálogo de Repulse la reseña del primer álbum de Numen, el genial Galdutako Itxaropenaren Eresia. ¿Black metal? ¿Con instrumentos folk? ¿En euskera? Sólo por lo imprevisible de la mezcla aquello que tenía que ser bueno de narices, y a ciencia cierta que el resultado era muy bueno. Con el siguiente álbum, Basoaren Semeak refinaron el sonido, ahondando en la fusión de elementos tradicionales y blackers, pero con el homónimo Numen cambió el sonido de la banda, pasando a un black metal mucho más clásico, directo y brutal, más cercano al black metal tradicional, pero sin perder el elemento folk, que quedaba enmarcado en las guitarras y teclados.

Pero, desde entonces, y a salvo de algunos cuantos conciertos (brutal aquel bolo con Aiumeen Basoa), silencio a nivel discográfico. Detrás de este Iluntasuna Besarkatu Nuen Betiko, o de su grabación, tiene que haber una historia. Si miramos las fechas del libreto, hay partes que llevan grabadas ¡casi tres años! A saber qué vaivenes habrán pasado, o si ha sido cosa de la dificultad de aunar Vida Real(tm) y un grupo de música. Sea lo que sea, lo importante es que están de vuelta y que están tocando en directo.

El disco, ha sido grabado en varios estudios: las guitarras las grabó Tristán Iñiguez (ex-guitarrista de Darkness by Oath) en sus Auryn Studios y la mezcla final corrió a cargo de EKaitz Garmendia. El resultado suena atronador y espectacular. Hay un ligero ramalazo a death metal en el disco (no obstante, el guitarrista Jabo y el batería Einar también militan en los brutaleros Cerebral Efussion) y algún riff más técnico, lo que no hace sino incrementar la riqueza de los temas.

Destacan el inicial Iluntasuna Soilik, (con un riff inicial onda Mayhem y rápido), el temazo Lautada Izoztuetan (que tieneun riff pegadizo buenísimo al inicio del tema y alterna partes rápidas con otras atmosféricas) Behin Hilko Naiz (donde recuperan la inspiración noruega, con un aire melancólico) y el pepinazo Nire Arnasean Biziko da Gaua (rápido, intenso, con una parte intermedia más lenta). El final del disco, con el acústico Itzaltzuko Bardoari es la guinda perfecta.

Me ha gustado mucho saber que Numen siguen activos, y más me ha gustado ver que siguen en plena forma. ¡Ahora a ver qué tal se manejan en directo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s