Sons of Apollo – MMXX (2020)

SonsofApollo-MMXXDe los 345 proyectos en los que se ha embarcado Mike Portnoy desde su salida de Dream Theater hace casi diez años, este creo que es el que más me ha gustado, sin desmerecer para nada a Flying Colors o Transatlantic. Bueno, quitando Adrenaline Mob y Avenged Sevenfold, casi todo ha estado bastante bien, destacando Metal Allegiance (mucho más metálico que todo lo que había hecho hasta el momento), y tengo ganas de ver en qué queda ese proyecto con Phil Demmel (ex-Machine Head) y Bobby Blitz (Overkill).

Sons of Apollo son lo más parecido en sonido, orientación y concepto a Dream Theater. Es metal progresivo en su mayor expresión, pudiendo decirse que prácticamente se replica el esquema: batería complicada, bajista capaz, guitarrista pirotécnico y teclista virtuoso. Quizá en la voz, con el veterano Jeff Scott Soto (un tipo que ha tocado con un montón de gente, siempre manteniendo nivelazo) es donde se nota más la diferencia con Dream Theater (a favor de Sons of Apollo).

Mike Portnoy y Derek Sherinian se han encargado de la producción del disco. Ellos dos junto con Bumblefoot compusieron el disco y cada miembro fue grabando sus partes en su estudio personal, con un resultado genial, claro, nítido y bien equilibrado. La producción del disco me recuerda en muchas fases al Falling into Infinity o a los últimos trabajos de Portnoy con Dream Theater, a lo que supongo que ayuda el fácilmente reconocible estilo de Mike Portnoy y Derek Sherinian. Completan el disco un gran trabajo de Billy Sheehan al bajo y Bumblefoot a la guitarra (pocos tipos tan versátiles he visto, cada día me gusta más). La voz de Soto es el colofón al disco, tan pronto grave y oscura como aguda y alta. El puntito rockero además le resulta muy favorable.

Y por si el sobresaliente en el aspecto instrumental no fuera poco, encima van y tienen buenas canciones. Con una duración por debajo de los 60 minutos, los temas son más directos, sin perder la esencia progresiva. Buenos estribillos, melodías pegadizas y un balance perfecto entre el progresivo y lo “comercial” hacen que sea un disco cuya escucha se disfruta a cada segundo. No hay un solo tema de relleno, costándome un mundo destacar uno. Así que quizá Goodbye Divinity por el lado cañero, la melancólica Desolate July y la épica New World Today serían los puntos álgidos de un disco muy completo.

Para mí es uno de los mejores discos de progresivo que he oído en los últimos tiempos. Lo tiene todo: buenos temas, buena ejecución y buen sonido. Ahora a calentar motores hasta su concierto del 13 de marzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s