Reseñas Breves XIX

Auri, el proyecto paralelo de música cinemática capitaneado por Tuomas Holopainen de Nightwish publica su segunda entrega, II – Those We Don’t Speak Of (Nuclear Blast). Esto sigue sin tener nada que ver, pero ni remotamente, con el metal, rock o pop. Me recuerda a los discos de Enya que a finales de los 80 y principios de los 90 había por casa. No deja de ser curioso y relajante, aunque no sé muy bien qué pinta en el catálogo de Nuclear Blast.

La sensación ahora mismo del mundo del metal son los ucranianos Jinjer, que presentan su quinto álbum, Wallflowers (Napalm Records). Con ellos ha pasado algo parecido a lo que fue Sepultura: provenientes de un país sin ninguna banda de primera línea pero con una potentísima escena underground de death/black, se han aupado a lo más alto de la escena. Y, sin embargo, no termino de pillarles el punto. El disco suena bien, y a nivel instrumental lo bordan, con pequeños ramalazos técnicos, pero ese estilo metalcorero no termina de cuajarme. Es más, me gustán más las partes melódicas con voz limpia que las agresivas con guturales. ¿Me estaré haciendo viejo?

Desde Bielorrusia llegan los black metaleros Khandra, que se presentan en sociedad con All Occupied by Sole Death (Season of Mist). Con una producción limpia y nítida presentan un trabajo que se mueve entre el black noruego más rápido y otras propuestas más atmosféricas. Juegan muy bien con los distintos ritmos y no hacen ascos a meter alguna línea melódica, dando lugar a un disco lo suficientemente variado para no resultar pesado y lineal.

Formados en 1988. Killing Addiction son unos veteranos de la escena death metalera. Reunidos en 2006, Mind of a New God (Xtreem Music) es su primer larga duración desde su resurrección. Escuchar este disco es como entrar en la máquina del tiempo para que te lleve de vuelta a los años 90, ya que estamos ante una obra de death metal clásico y oscuro. Los temas van repartiendo el tiempo entre partes rápidas y pesadas, coronadas por una voz cavernosa y un tono de guitarra que te retrotrae al sonido Florida que protagonizaron Deicide u Obituary. La nostalgia funciona.

Acabamos con los veteranos griegos Nightfall, que presentan At Night We Prey (Season of Mist). Dejan atrás su época gótica y vuelven a su peculiar mezcla entre el doom metal y el death melódico, conservando algunos ramalazos que se adentran en territorios más góticos. Intensidad, velocidad y melodía son los ingredientes de este disco, que goza de algún tema pegadizo, como el que da título al álbum. Correcto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s