Reseñas 30/11

Los americanos Orthodox no se han roto la cabeza con el nombre ni con su propuesta musical. En este Learning to Dissolve (Century Media) nos traen una especie de mezcla de groove, thrash y hardcore que lo primero que remite es a los Machine Head de los 90, sobre todo por la producción, muy cercana en sonido. No es un mal disco, ya que los temas están muy bien ejecutados y tienen cierto gancho, pero a mí es un tipo de música que me dura dos canciones antes de hacérseme repetitiva y pesada. Orthodox me han durado algo más, pero tampoco demasiado.

Peurbleue es otro grupo de black metal francés y La Cigüe (LADLO Productions) es su debut. Se trata de un grupo bastante original y con una propuesta muy personal, que mezcla el black metal más lo-fi que te puedas imaginar con una especie de ambient industrial. Es algo nuevo y distinto, pero el chirriante sonido de las guitarras (cuando aparecen) y el sonido de la batería, lejano y como si estuviera grabado dentro de una piscina, echan un poco para atrás al oyente de gustos más refinados. La combinación entre una voz limpia, que se dedica a recitar, y una voz black metalera tipo Abruptum también tiene su historia… El disco arranca bien y, a pesar de todo, funciona durante los primeros temas, pero a partir de la mitad del disco se acaba haciendo un poco largo.

¿Os gusta el death/doom metal oscuro y pesado? En ese caso, el último trabajo de Innumerable Forms, Philosophical Collapse (Profound Lore) hará las delicias de vuestros oídos. A mí me recuerdan mucho a los grupos finlandeses tipo Desecresy, con esos riffs densos y oscuros ejecutados sobre un ritmo lento y pesado que en ocasiones se lanzan a veloces cabalgadas. La producción, como no podía ser, es igualmente sucia y compacta, aunque permite que se distingan guitarras y bajo. La cúspide de la mezcla es una voz ultra gutural que encaja perfectamente con el tono general del disco. Molan temas como Deified Tyrants, donde la mezcla entra oscuridad y velocidad se conjuga a la perfección.

Inhuman Spirits (Massacre Records) marca el retorno discográfico de Darkane tras nueve años de silencio en lo que a grabaciones se refiere. Siguen haciendo hincapié en su mezcla de death y thrash metal melódico, con un sonido potente y una producción que opta por construir un muro de sonido contundente, que no se resiente en las partes melódicas. Una mezcla entre la base rítmica propia del metal moderno y las guitarras solistas del death sueco. Tienen buenos temas, siendo The Quintessence of Evil lo más destacado del álbum, pero a pesar de la bondad de los ingredientes no termino de conectar con su propuesta.

Seguimos con más metalcore, de la mano de We Came as Romans y su último trabajo, Darkbloom (Sharptone). A los ingredientes habituales del metalcore (guitarras de afinación baja, ritmos pesados y contundentes, voces agresivas y estribillos pastelosos), han añadido un fuerte componente electrónico que da un aire muy muy popero a los temas, sin que por ello dejen de sonar agresivos u oscuros. Es una mezcla que me ha dejado un poco patidifuso, porque a ratos funciona muy bien pero durante la mayor parte del tiempo esto es infumable (y la culpa no es de la electrónica, ojo).

Exessus es una banda catalana que nos presenta su segundo trabajo, Asynapse (Blood Fire Death). Exessus beben de muchas influencias distintas e intentan plasmar todas ellas en su música, de manera que estamos frente a una banda que suena única y personal y a la vez recuerda a muchas otras: hay ecos del metalcore, de thrash metal, algún ramalazo a lo In Flames modernos… Temas potentes y directos, que gozan de una producción limpia y cristalina a la par que potente y contundente y que realza la perfecta ejecución de los temas, destacando sobre todo el trabajo de las guitarras. Quizá el único pero es que se hace un poco largo, ya que los 13 temas que componen el álbum se van casi a los 70 minutos de duración, perdiendo inmediatez y contundencia por el camino.

DISCO DE LA SEMANA

Veteranos de la escena extrema, Belphegor están de vuelta con un nuevo trabajo, The Devils (Nuclear Blast), el duodécimo en una trayectoria que abarca casi 30 años. Belphegor no se rompen la cabeza y siguen fieles a su mezcla de black y death metal, géneros de los que son capaces de extraer las señas de identidad y mezclarlas de forma personal para crear un sonido reconocible. Así, tenemos una combinación de partes oscuras y pesadas con otras violentas y frenéticas, juegos de voces entre guturales y agresivas, en un disco en el que las guitarras se llevan todo el protagonismo, bien con riffs lentos y atormentantes como con ocasionales solos y partes melódicas muy bien enjugadas, con bastantes ramalazos de aire oriental. Con ecos de la época intermedia de Behemoth, pero dando su toque personal, este The Devils es un álbum variado y entretenido, que nos muestra a unos Belphegor en plena forma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s