Reseñas breves XXV

El dúo holandés Wesenwille nos presenta su segundo trabajo, II (A Material God) (LADLO Productions), un disco de black metal melódico que alterna magistralmente velocidad, partes atmosféricas y pegadizas, con algún deje industrial en alguno de los riffs de guitarra. Todos estos elementos sirven para dar un aire personal al black metal clásico, a la vez que hacen gala de un sonido limpio y cristalino que permite disfrutar de los detalles de los temas. Un álbum que hará las delicias de los seguidores del black metal.

Los veteranos alemanes Ophis lanzan su quinto trabajo Spew Forth Odium (FDA Records). Un death/doom metal de fuerte resonancia a My Dying Bride, de los que les separan la voz, mucho más gutural aquí, y la falta de teclados. Temas largos, oscuros, lentos y machacones, con un sonido espeso que aumenta la sensación de opresión. Hay alguna excepción (el rápido comienzo de Conflagration Eternal), pero el tono del disco hace que no sea apto para días tristes. A mí se ha hecho un poco aburrido.

Mastodon se han convertido en uno de los grandes nombres de la escena, aunque su música cada vez es menos metal y más rock. Su último trabajo, Hushed and Grim (Reprise Records) va un paso más allá en esta evolución, un álbum doble que empieza cañero pero va bajando poco a poco revoluciones. Ello que no quita que haya buenos temas, que los hay, con un único pero: son casi 87 minutos, por lo que escucharlo del tirón es una tarea titánica que acaba provocando que los temas de la segunda parte del disco pierdan frescura y no se aprecie su verdadero potencial.

Tras un pequeño parón a comienzos del milenio, los franceses Seth, unos clásicos del black metal europeo de mediados de los 90, han vuelto con fuerza. La Morsure du Christ (Season of Mist) es su última entrega y para ellos parece que no ha transcurrido el tiempo. Black metal rápido, plagado de teclados y lleno de buenos arreglos. Un disco entretenido que supone una puesta al día de su sonido.

La mayor exportación de Islandia en el heavy metal son los rock/black Solstafir y dos de sus miembros se han montado el proyecto Bastardur, cuyo primer álbum Satan’s Loss of Son es un ataque sonoro que mezcla crust, punk y metal, una especia de Motörhead hiper acelerados que en media hora no dejan títere con cabeza y que no es que haya terminado de convencerme.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s