Leyendas del Rock – Día 3

el

Si el jueves fue el día del thrash metal, el viernes fue un día más centrado en el power metal. Así que frescos tras repetir una mañana de sol y piscina, aunque con el cansancio empezando a hacer mella. Y es que los achaques físicos se notan, pero nada que un poco de cerveza fresca haga olvidar.

Empezamos el viernes con el concierto de Brothers of Metal, banda sueca que acumula ya diez años de existencia y de la que no había escuchado nada. Con tres vocalistas repartiéndose el protagonismo, dieron un interesante concierto, aunque no fueron ajenos a los problemas técnicos: cuando coincidían los tres vocalistas sólo se le oía a Ylva Eriksson, tapando por completo a los otros dos cantantes. Además, en el estribillo de uno de los temas el sonido desapareció, dejando a la banda en silencio durante tres larguísimos segundos. Sin embargo, tiraron de profesionalidad y continuaron con el tema como si nada hubiera ocurrido. Me gustaron.

Pasamos olímpicamente de Lujuria y nos fuimos al Mark Reale a ver el final del show de Adamantia, que sonaron potentes, con un buen despliegue técnico por parte del guitarrista Fran Soler, aunque no terminaron de enamorarme. Vimos también el inicio del concierto de Motores, veteranos hard rockeros que me gustó como sonaron, con un punto ácido y macarra.

Volvimos a los escenarios principales para ver a Jinjer. Los ucranianos fueron duda hasta última hora por motivos evidentes, pero finalmente han podido girar este verano. No es una banda que me guste especialmente, pero he de ser honrado y reconocer que al final de su concierto lograron conquistarme: con una escenografía muy austera, desde el telón con el logo de la banda en los colores de su bandera a la vestimenta de los músicos, el protagonismo absoluto se lo llevó la música. La vocalista Tatiana Schmayluk tiene un portento de voz, tanto en los guturales como en las partes limpias y el bajista Eugene Abdukhanov es una auténtica máquina, mientras que el guitarrista Roman Ibramkhalilov y el batería Vladislav Ulasevish se limitan a cumplir con el expediente. Fueron víctimas de otro inoportuno apagón en el momento culminante de un tema (con un cabreo muy visible por parte de la vocalista), pero se rehicieron y culminaron su set sin apenas incidentes.

Seguimos en los escenarios principales para cambiar radicalmente de tercio y asistir al show de los suizos Gotthard, quienes dieron una auténtica lección de hard rock melódico. Comandados por el guitarrista Leo Leoni y el vocalista Nic Maeder, quien ofició magistralmente como maestro de ceremonias, cumplieron de sobra con un concierto lleno de clásicos como la acústica One Life, One Soul o Anytime Anywhere, haciendo las delicias de sus fans y dejando más que satisfechos a los que no lo éramos tanto.

Llegó el turno de los cabezas de cartel de la noche, los ya legendarios Blind Guardian, quienes a finales de los 80 y principios de los 90 recogieran el testigo de Helloween para poner al power metal en primera línea de la escena metálica. Sosos como siempre a nivel visual (Hansi Kursch podría pasar tranquilamente por un vendedor de seguros), lo compensaron con un show tremendo a nivel musical. Empezaron fuerte, con la intro del Nightfall in Middle Earth y un Into the Storm potente y que todo el público cantamos como si nos fuera la vida en ello. Con Welcome to Dying seguíamos arriba del todo, y enseguida llegó la guinda: se cascaron enterito el Somewhere Far Beyond, que está de feliz cumpleaños (30, nada menos). Unos bises con Lord of the Rings, Mirror Mirror y Valhalla fueron el fin de fiesta perfecto para un show sobrio pero musicalmente increíble.

He de decir que la vista se desviaba constantemente al otro escenario, donde Alestorm preparaban su set, comandado por un patito hinchable gigante. Esto da una idea de lo que Alestorm se toman a sí mismos en serio (poco), pero a la vez son autores de una sólida colección de canciones que en formato festival funcionan a la perfección. Temazos como Treasure Chest Party Quest, Seventh Rum of a Seventh Rum o P.A.R.T.Y. sonaron de lujo, con el público entregado y comiendo de la mano de los piratas escoceses.

Tristemente el físico no dio para más y renqueante me volví a la tienda de campaña, que el último día se preveía bastante largo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s