Reseñas 01/12

¡Nuevo disco de Amon Amarth! Los suecos siguen ascendiendo peldaños en su camino hacia el estrellato metálico y The Great Heathen Army (Metal Blade) es la nueva entrega. La esencia de su sonido sigue ahí (hace mucho les llamaron los Manowar del death sueco y no van desencaminados), pero desde hace unos años van perdiendo contundencia en su sonido, algo que posiblemente acerque su death melódico al público más masivo. Hay buenos temas (Get in the Ring, que abre el álbum), pero la sensación general es que ya no le meten tanta chicha ni velocidad como antes, salvo ocasiones puntuales como en Odin Owns Ye All o Dawn of Norsemen. Me ha parecido un tanto irregular, con buenos temas como los señalados, pero con otros que son auténticos mojones.

Menuda sorpresa con el último trabajo (y primero que cae en mis manos) de Cave In, banda americana que lleva dando vueltas desde 1995. Heavy Pendulum (Relapse Records) es su última obra, un compendio de stoner rock, algo de progresivo y rock alternativo. La mezcla funciona muy bien y el álbum, a pesar de ser bastante largo (14 canciones en 70 minutos), se pasa en un santiamén. Variado y entretenido, sin ninguna duda.

No conocía de nada a los alemanes The Spirit, pero voy a tener que ponerme al día con ellos. Of Clarity and Galactic Structures (AOP Records) es su tercer álbum y su black/death metal melódico me ha conquistado. Fuertemente inspirados en bandas como Dissection o Unanimated, hacen de la melodía su fuerte. La producción es una gozada, quizá un poco demasiado limpia y nítida, pero los temas no se resienten por ello. No es que se trate de un disco especialmente original, pero las canciones están compuestas con acierto, combinan con acierto velocidad y pesadez y tienen algún riff pegadizo (Repression), de manera que la escucha resulta variada y entretenida, que ya es más que suficiente.

Retador (Xtreem Music) es el debut de Retador, joven banda española de thrash metal. Han logrado un sonido contundente, que recuerda a Kreator en las rítmicas y a Testament en las melodías, rápidos pero no salvajes. Buenos solos, riffs cañeros con buenas melodías, una voz rasposa y agresiva acompañada de unos coros hardcoretas y un acertado juego entre velocidad y partes lentas y pesadas son los ingredientes de la fórmula que emplean, una apropiada mezcla entre el thrash ochentero y la versión más actual del género.

Con los colombianos Diamond Chazer pegamos un salto atrás en el tiempo hasta los años 80. Starriders (Fighter Records) es un disco de puro sonido ochentero, en el que se entremezclan el heavy metal en onda Iron Maiden con un glam rock/metal más accesible. El disco tiene buenas ideas aquí y allá, los músicos son competentes, sobre todo a nivel de riffs y melodías de guitarra, pero da la sensación de que todavía les quedan detalles por pulir, sobre todo a nivel vocal. Tampoco les ayuda la producción, que suena flojita y con poca chicha, ni siquiera en la base rítmica.

Agathodaimon son una banda clásica del black metal melódico de los años 90 que, tras x años de silencio, vuelven con este The Seven (Napalm Records). Retornan con una producción moderna, limpia y potente, y con unos temas de alto nivel compositivo, llenos de detalles, jugando con la velocidad y llenando los mismos de melodías y riffs pegadizos. Agathodaimon han vuelto y están en forma.

DISCO DE LA SEMANA

Nuevo disco de Behemoth, nuevo giro de tuerca en su sonido. Si algo no se les puede reprochar a las huestes de Nergal es su continua evolución musicial, la búsqueda, el intento de ofrecer algo nuevo en cada disco, huyendo de la repetición, cuando lo sencillo hubiera sido coger el Evangelion y repetirlo una y otra vez. Este Opvs contra Natvram (Nuclear Blast) parte del anterior ILYAYD, pero a la vez recuperan una esencia más cercana al black metal más purista. Que nadie piense en una vuelta a los inicios, es más que la ambientación de los temas va por esa senda, pero ofreciendo ese sonido personal que oscila, en los últimos tiempos, entre el metal extremo y el rock más oscuro. Es un disco lleno de matices, de temas con varias capas que se van descubriendo con las sucesivas escuchas entre los que yo me quedaría con Once Upon a Pale Horse, Ov My Herculean Exile o el aire gótico del tema que cierra el disco, Versvs Christvs. En cualquier caso, una gozada de álbum.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s